Ana A.



Ana le tenía manía a ese diente que le sobresalía del labio. El hecho de tener las arcadas comprimidas (sobre todo la inferior) no le permitía tener muy buena higiene en esos dientes. Y encima, la mordida posterior sin un buen engranaje hacía que se le estuviesen desgastando sus piezas….20 meses después hemos conseguido corregir la posición de sus dientes, ampliar su sonrisa, procurarle una higiene correcta y evitar desgastes que comprometerían la salud de su boca. ¡Fantástico!




Publicado por

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita poradmin